Inmobiliarias: el riesgo de integrarse con constructoras

Entérate de lo último

12 febrero, 2019

|

 

Las inmobiliarias que evalúen estrategias de integración estrategias de integración con constructoras corren el riesgo de volverse muy ‘pesadas’ en momentos de desaceleración. Con el ciclo inmobiliario al alza, como hoy, la tentación por abrir una constructora es fuerte: generar ahorros y asegurar capacidad constructiva para un pipeline de proyectos creciente. Sin embargo, cuando el ciclo se revierte, los problemas que se generan son mayores: máquinas y personal subutilizados, e ineficiencias derivadas de no tener know hoy constructor.

“Cuando hay crecimiento, te planteas quedarte con la construcción. Si pudiera hacer un wishlist de qué quiero tener, quiero una constructora, porque en teoría genera sinergias, ahorros, eficiencias. Pero en la realidad no es lo ideal”, dice Thait Chang-Say, director deArmando Paredes. Las inmobiliarias tienden a querer abrir constructoras en periodos de bonanza porque el dinamismo del mercado las impulsa. “Es un afán de querer controlarlo todo, sobre todo la capacidad para construir la cantidad de proyectos que se necesita sin depender de terceros”, dice Miguel Deustua, gerente general de la inmobiliaria Granadero.

“Mis socios querían construir, pero los convencí de que no era el mejor negocio”, afirma Antonio Espinoza, gerente general de Inmobiliaria Desarrolladora. Aunque los ahorros derivados de la integración sean tentadores, éstos sólo se consiguen cuando la empresa tiene experiencia previa en construcción, coinciden las fuentes. “Si una inmobiliaria no tiene experiencia constructora, es mejor que subcontrate la construcción”, dice Javier Salazar, gerente general de Besco, que tiene ambas unidades de negocio.

 

Fuente: Semana Económica

Para ver la nota completa dar clic aquí https://bit.ly/2SiEg1G